Posted on

Anécdota de una de mis charlas

A lo largo de los últimos cinco años he estado impartiendo charlas cada semana de forma presencial y online este último año. En ellas doy a conocer el Sistema Taupsico, una técnica de autoconocimiento que me permite hacer la Lectura del Rostro.

Una de las cosas que me gustan de mi trabajo es cuando en las charlas “Conócete a través del rostro” alguien comparte su experiencia personal y me da la oportunidad de corroborar con el Sistema Taupsico su relato.

En la charla explico entre otras cosas, las tres causas que favorecen que nuestros temperamentos cambien y en consecuencia cambien nuestros rasgos faciales. Y, una de estas causas es cuando nos operamos algún rasgo facial, y pongo de ejemplo la operación de la nariz.

Poco antes de empezar a hacer las charlas online, hace más de un año, en una de mis charlas Marc quiso compartir su experiencia.

Marc a los 26 años tenía una nariz grande y aguileña, le decían que era herencia de la familia, pero a él no le gustaba, solo podía ver lo aguileña que era su nariz, en su opinión no armonizaba con el resto de su cara.

Lo que veía en el espejo cuando se miraba le afectaba hasta el punto que decidió operarse y sacarse la curvatura de su nariz, estaba convencido que al verse con la nariz recta le ayudaría a aceptarse.

Después de la operación Marc se sentía feliz, rápidamente se acostumbró a verse con su nueva nariz. Pero al cabo de unos meses, en la punta de su nariz ocurre algo, al mirarse de perfil se ve una curva hacia abajo, como si se estuviera metiendo hacia dentro ¡qué horror la curvatura volvía a aparecer!

Decepcionado, acude al médico y éste le recomienda volver a pasar por el quirófano. La intervención fue un éxito y recupera su nariz recta. Pero al cabo de poco tiempo su nariz empieza a ensancharse…¡Era como una pesadilla! ¿Qué más podía hacer? No entiende qué ocurre y se resigna a vivir con su nariz ancha.

Entonces es cuando Marc, buscando una explicación a su caso acude a una de mis charlas. Yo en un momento de la charla explico lo que nos ocurre al operarnos la nariz y entonces a Marc le cambia la expresión de su cara y pide hablar, quiere compartir su experiencia. El día de la charla todos podemos ver como su nariz es grande, recta y muy ancha.

Una chica que asistía también a la charla comenta que: Es cierto que, aunque es un chico guapo su nariz destaca, es muy ancha, parece que está inflamada. Coincide con lo que siente y percibe Marc al mirarse al espejo.

Una vez explica su historia, su pregunta para mí fue: “¿Que explicación puede darme el estudio del rostro a lo que le ha ido ocurriendo a mi nariz desde que me la operé?”

Lo primero que le dije fue “Tu exterior muestra lo que hay en tu interior”.

Entonces expliqué brevemente en qué consiste el Sistema Tausico. En esta técnica se estudian siete temperamentos y sus correspondencias psicológicas y emocionales. En cada uno de los siete rasgos faciales que estudiamos podemos encontrar uno de los siete temperamentos. Hasta aquí es fácil de entender que para identificar el temperamento nos fijamos en la forma y en el tamaño, en este caso de la nariz.

Marc con la primera operación modificó físicamente la nariz y cambió su temperamento, pero al no hacer un trabajo interno para entender y aprender a gestionar sus emociones, su nariz al cabo de unos meses cambia y recupera físicamente el temperamento inicial y tiene que volver a pasar por el quirófano por segunda vez. Sin ver ni resolver sus problemas a nivel emocional, su nariz vuelve a cambiar, se hace más ancha desde arriba hacia abajo, como podemos verla en la charla.

Desde la mirada de esta técnica, el Sistema Taupsico, nos da información de que ahora tiene dos temperamentos en su nariz, en lugar de un solo temperamento que es lo ideal, siente como se ha bloqueado a nivel emocional, le cuesta expresarse emocionalmente.

Lo que yo recomiendo antes de operarse la nariz es hacer un trabajo interno para entender, comprender y aprender a gestionar nuestro mundo emocional, ya que queda reflejado en forma de nuestra nariz y una vez finalizado el trabajo con nosotros, si seguimos queriendo operarnos, ¡adelante!

Cuando acabé mi intervención nos comunicó que había decidido que buscaría una terapia que le ayudará a gestionar sus emociones y así contribuir a resolver el problema físico de su nariz, al fin había entendido cuál era el problema y sabía cómo encontrar la solución.

¡Y tú! ¿Te has operado la nariz? Después de la operación ¿Te gustas cuando te miras al espejo? ¿Te sientes diferente? ¿Crees que ha habido algún cambio en tu interior? Si lo deseas puedes compartir tu experiencia, enviándome un email. Me encantará conocer tu historia.

>>Y si quieres aprender a realizar lecturas de rostro sigue este enlace<<

Un abrazo,